Relato es una experiecia, historia de vida, una crónica, ficción.

es algo que sucedio o puede ser algo creado por el autor. Tiene introducción, nudo, desenlace.

RELATO

 Recordemos los elementos del relato:

 -         historia

-         personajes

-         conflicto

-         argumento

-         obstáculos

Todos ellos se agrupan en tres aspectos diferentes que dan forma a la realidad ficticia creada por el autor:

  1. orden = historia + argumento= orden en el que suceden los hechos
  2. relación = como se relacionan entre sí unos hechos con otros
  3. visión del mundo = como se crea, se configura, la visión de ese mundo concreto

1. Los hechos tienen que seguir un orden interesante, pero según nuestro antojo, el que queramos.

2. Si los hechos no están relacionados entre sí, la historia no es creíble.

3. Hechos que tienen que situarse en un lugar concreto en el que puedan pasar, en caso contrario la historia no tendría credibilidad.

Recordemos que el relato lo que hace es dar estructura, formar la imagen del mundo que estamos creando. Cuenta lo que pasa en un orden, relación y en un mundo determinado. Digamos que el relato, es un pensamiento del autor. Tanto el orden, como la relación y la visión del mundo lo piensa el autor. Es muy importante tener en cuenta que hay que realizarlo todo antes de sentarse a escribir.

 

Estas son algunas de las claves que te ayudarán a escribir relatos que atrapen a tus lectores:

  1. Elige un tema. El relato corto, para tener fuerza debe tener un mensaje, un tema de fondo que sea el que guíe todo el relato. Antes de nada, pregúntate, ¿qué quiero contar? ¿qué quiero transmitir? Ejemplos de temas podrían ser: Como una persona normal se vuelve loca en un psiquiátrico, un niño sin amigos y que se construye uno de lego para acompañarle, etc.
  2. Hazte un pequeño esquema del relato. Antes de empezar, dedica dos minutos a preparar un esquema de la trama del relato y de los personajes que van a participar en él. Este breve ejercicio, te situará en la historia, y todo fluirá mucho mejor.
  3. Empieza fuerte. El lector de relatos, espera algo que le atrape desde el primer momento. Comienza con una situación límite: un accidente aéreo, una ruptura amorosa, una criatura que se asoma por debajo de la cama… Una técnica que puede funcionarte es empezar por el final. Se utiliza mucho en el cine, y que hará que el lector se pregunte cómo habrá llegado el protagonista a esa situación.
  4. Se conciso. Parece evidente, pero a veces, el propio relato puede llevarnos por otros derroteros y acabar alargándose sin necesidad. ¡Recuerda que es un relato corto! Elimina todo lo superfluo o que no tenga que ver directamente con el tema del relato. A poder ser, utiliza un lenguaje sencillo, aunque eso no significa que tengas que renunciar a la lírica.
  5. Crea la duda. Intenta que el lector se haga preguntas. Si lo consigues, no dejará el relato hasta encontrar las respuestas. Recuerda que no tienes porqué dárselas, el relato podría quedar inconcluso para que el lector de rienda suelta a su imaginación  .
  6. Enfócate en el tema. No des rodeos, enfócate en el tema e intenta no desviarte con descripciones o diálogos demasiado largos y que no aporten información clave a la historia. No es imprescindible una descripción detallada de un personaje, utiliza otros recursos para que el lector se haga una idea de cómo es el personaje.
  7. Sorprende. Un final ideal es un final que sorprenda, que nadie se esperaba. Becker era un maestro de la sorpresa, sus relatos de terror eran tan terroríficos por los giros inesperados que tenían.