Figuras del lenguaje 

Denominamos Figuras del lenguaje a las modificaciones del uso corriente (denotativo) de las palabras. Las figuras son, pues, adornos del estilo, recursos estilísticos de la creatividad y voluntad de estilo del autor. Las figuras de palabras las consideramos bajo el apartado de Tropos (metáfora, sinécdoque, metonimia). Para nuestro objetivo, las figuras que anotamos son únicamente herramientas que nos van a servir para ordenar la materia prima del texto, según aproximamos la “forma” al “contenido”, es decir, según nos aproximamos al contenido implícito en la forma (estético, por supuesto, pero no solamente). Las clasificaciones modernas de las figuras nos parecen tan artificiosas como las tradicionales; son más útiles, sin duda, para trabajos especializados, pero su complejidad hace que no sean tan apropiadas como las tradicionales para los propósitos de este curso. 

Podemos agrupar las figuras del lenguaje en tres grandes categorías: figuras de dicción, figuras de construcción y figuras retóricas. Las figuras retóricas se refieren al estilo del discurso, las figuras de construcción a la sintaxis y las figuras de dicción a la morfología. De especial interés para los objetivos de este curso son: las figuras de construcción; es decir, licencias en la sintaxis regular en cuanto a la colocación de las palabras, la adición u omisión de éstas o la infracción de las reglas de concordancia (el hipérbaton, la elipsis, el pleonasmo, la silepsis). Y las figuras retóricas, aquellas que se refieren al estilo del discurso (la enumeración, la comparación, la antítesis, la perífrasis, la gradación, el polisíndeton, el asíndeton, la paronomasia, la sinonimia).

Figuras fónica

En este pequeño grupo se encuentran los recursos que utilizan la sonoridad de los versos. Son figuras del lenguaje escrito, pero sobretodo oral.

 

La figura fónica por excelencia es la aliteración que asocia la propia sonoridad de las palabras con el significado de las palabras, lo que las convierte, en cierto modo, en figuras de pensamiento.

 

Figuras sintácticas

Este grupo es mucho más extenso. Generalmente, se tratan de figuras que juegan con la posición de las palabras. En el lenguaje poético, la sintaxis habitual se altera, siendo en ocasiones confusa. Se puede enfatizar una idea, un verso, o crear secuencias que cohesionan o dispersan el poema. Desde la anadiplosis hasta las complicadas secuencias diseminativas-recolectivas.

 

La figura sintáctica por excelencia es el paralelismo en todas sus formas, como la anáfora. La repetición de palabras o versos es un recurso fundamental en todas las líricas.

 

El grupo de figuras retóricas fónicas utilizan la musicalidad y pronunciación de las palabras. Un juego de semejanzas y diferencias que pueden considerarse como "de pensamiento".

  

Aliteración

Consiste en la repetición de un mismo sonido en un verso o una estrofa. Este sonido es acorde con el sentido de dichos versos. Así, se emplean sonidos líquidos con la brisa, el susurro (letra "s") o ásperos para rocas, ruido, etc... Es un recurso muy teatral y forma parte del leguaje oral, y no escrito.

 

Con el ala aleve del leve abanico (Rubén Darío)

 

En este ejemplo se comprueba la conexión entre sonoridad y significado. El abanico se mueve muy levemente, despacio, silenciosamente, por lo que se repite un sonido suave como el de la letra "l".

 

El ruido con que rueda la ronca tempestad (Zorrilla)

 

Onomatopeya

Es la otra figura fónica por excelencia. También presente en la prosa y el lenguaje coloquial, consiste en sustantivar un sonido con un parecido en dicho sustantivo (el "tic-tac" del reloj). Sin duda, la onomatopeya es más arbitraria de lo que se supone; esto queda patente en las diferentes maneras de trascribir el ladrido de un perro o el "quiquiriquí" de un gallo en los distintos idiomas.

  

Una torrentera rojiza rasga los montes(Azorín)

 

Es frecuente encontrar onomatopeyas en las aliteraciones, por la conexión sonido-significado de la que antes hablamos.

 

Similicadencia

También llamada asonancia, es una figura de repetición de sonidos. Consiste en colocar dos palabras que rimen al menos asonantemente. Es un rima ente dos palabras en contacto.

  

Con el ruido del mirlo se besaron

   

Paronomasia

No se trata de una figura exclusivamente de lenguaje, como tampoco lo es la aliteración. Tanto ésta como la paranomasia pueden ser figuras de pensamiento pues son ambas cosas a la vez. La paronomasia consiste en colocar dos palabras muy similares en escritura y pronunciación (sobretodo en la pronunciación) pero que significan cosas completamente distintas. El juego de palabras destaca la semejanza-diferencia de estas palabras.

  

Vendado que me has vendido (Góngora)

 

Calambur

Igualmente, es una figura de lenguaje pero también de pensamiento. No obstante, sigue siendo el factor fónico el determinante para nuestra clasificación. El Calambur también es un juego de semejanza-diferencia. En esta caso, se juntan en dos versos una repetición idéntica de sonidos pero en distintas palabras (incluso diferente número de palabras).

  

Si el Rey no muere

el Reino muere (Alonso de Ledesma)

 

Con dados ganan condados (Góngora)

 

Dilogía

Tanto la paronomasia como el calambur como la dilogía son parientes (semejanza-diferencia). En este caso  se repite la palabra escrita y oralmente idéntica, pero con distinto significado.

  

Cruzados hacen cruzados,

escudos pintan escudos (Góngora)

      

 

Figuras sintácticas y posicionales

 

El grupo de figuras retóricas sintácticas juegan con la disposición de palabras, su omisión, redundancia, repetición, etc... Las figuras sintácticas son menos ambivalentes (como figuras de pensamiento) que las fónicas.

  

Anadiplosis

Se trata de una figura pura mente formal, si bien realiza una función enfática. La anadiplosis consiste en una repetición de la última palabra en la primera palabra del verso siguiente. Como variante, existe la encadenación a través del uso de la anadiplosis en todos los versos. Es una figura de repetición.

 

Oye, no temas, y a mi ninfa dile,

dile que muero (Villegas)

 

Epanadiplosis

Es otra figura exclusivamente formal, con el mismo valor enfático que la anadiplosis. En este caso consiste en comenzar y terminar un mismo verso con la misma palabra. Es también una figura de repetición.

  

Verde que te quiere verde (García Lorca)

   

Anáfora

Se trata de una figura de repetición. Consiste en comenzar varios versos con la misma palabra. Es el primero de los paralelismos. La anáfora cohesiona ideas del propio poema además de darle musicalidad. Es una figura puramente formal y de repetición.

  

Salid fuera sin duelo,

salid sin duelo, lágrimas corriendo 

(Garcilaso de la Vega)

  

Epífora

La epífora es hermana de la Anáfora. En este caso, los versos no empiezan, sino que acaban con la misma palabra. Es, por tanto, figura de repetición.

  

¿Está usted aburrido?

Me parece que está usted muy aburrido (Alberti)

 

Simploque

Consiste en la combinación de la anáfora y la epífora, es decir, dos versos empiezan y acaban igual. Es otra figura de repetición.

  

El mar. La mar.

El mar. Sólo la mar. (Alberti)

Paralelismo

Figura de repetición por antonomasia, consiste en la repetición de estructuras similares o idénticas. El paralelismo está abierto a cambios y dichos cambios de una parte de la secuencia repetida constituye las variantes del paralelismo.

  

Que te amo con el alma

que te quiero con el corazón

(que te + verbo + con el + sustantivo)

           

Quiasmo

Es una variante del paralelismo y por tanto una figura de repetición. Consiste en cruzar los elementos del paralelismo, tendiendo a la simetría de dichos elementos. Puede considerarse en cierto modo una figura de pensamiento, al ser un juego de relación más complejo que el paralelismo.

  

quitan gusto y celos dan (Tirso de Molina)

(verbo-CD, CD-verbo)

         

Polisíndeton

Es otra figura de repetición que, si bien puede parecer redundante, es enfática. Consiste en la repetición continuada de una conjunción coordinante (fundamentalmente la "y").

  

Hay un palacio y un río,

y un lago, y un puente viejo (Juan Ramón Jiménez)

  

Asíndetón

Es la figura opuesta al Polisíndeton. Consiste en suprimir las conjunciones coordinantes. Es una figura de rotura y no de repetición.

  

Acude, corre, vuela (Fray Luis de León)  

  

Reduplicación

Es una figura de repetición muy sencilla, con un valor enfático y generalmente apelativo. Consiste en repetir una palabra, una tras otra, para recalcar dicha palabra.

  

dile, dile que la amo     

  

Correlación diseminativa-recolectiva

Es una figura de repetición compleja, pero muy presente en la poesía española. Se trata repartir palabras a lo largo del poema para relacionarles todas juntas al final del poema. Véase en este ejemplo:

  

Tengo un libro de Francis Jammes

bajo una rosa de la tar-

 

de. El agua llora en mi cristal.

Tarde de invierno, lluvia en paz.

  

¡Ay! ¿nadie quiere perfumar

esta divina soledad?

 

Mi alma estará de par en par,

todo será triste y carnal.

 

¡Olor a libro, a rosa, a tar-

de, a carne, a alma, a lluvia en paz!

(Juan Ramón Jiménez)

      

Hiperbaton

Es la figura de ruptura por antonomasia. Consiste en la ruptura del orden habitual de la estructura sintáctica de la oración.

  

Del salón en el ángulo oscuro(Bécquer)  

  

Elipsis

Es una figura de omisión. Consiste en omitir una parte sintácticamente necesaria, obligando al lector a sobreentenderla. Si bien es una figura de lenguaje, ésta es algo más ambigua y puede ser considerada de pensamiento.

  

La (hora) del alba sería... (Cervantes)  

      

 

 

 

Figuras de pensamiento

 

Las figuras de pensamiento, concepto para muchos y en muchos casos ambiguo, son aquellas cuya naturaleza de "figura retórica" radica en conceptos e imágenes extralingüísticos, es decir, en su fondo y no en su forma.

 

Érase un hombre a una nariz pegado. (Quevedo)

  

El jinete se acercaba tocando el tambor del llano (García Lorca)

 

Figuras más importantes

En este grupo citamos las figuras de pensamiento más comunes. Estas figuras juegan generalmente con un proceso mental de relación, omisión o rechazo. Las figuras de pensamiento van desde la exageración más sencilla a la paradoja más ingeniosa.

 

La figura de pensamiento por excelencia es la metáfora en todas sus variantes, lo que merece un apartado especial en nuestra clasificación. Muchos llaman a algunas figuras de pensamiento y sobre todo a la metáfora "tropo".

 

La metáfora

Figura de pensamiento por antonomasia, he incluso figura retórica por excelencia, la metáfora en todas su variantes es el recurso literario más valorado y presente en todas las líricas y autores, por su expresividad y "efectismo". Dentro de la metáfora, igual que dentro del paralelismo, encontramos muchas variedad con distintas características.

Figuras de pensamiento más importantes

 

El grupo de figuras retóricas de pensamiento es muy heterogéneo. Sin embargo, podemos establecer conexiones. El juego de estas figuras es un ejercicio de asociación, con distintos resultados: positivos, conflictivos, desproporcionados o paradójicos.

  

Hipérbole

Se trata de una exageración generalmente acompañada de un símil. La hipérbole es un recurso muy frecuente en poemas satíricos pero también en poemas amorosos o laudatorios. Esta figura refleja como ninguna el subjetivismo de la poesía.

 

Yace, en esta losa dura,

una mujer tan delgada

que en la vaina de una espada

se trajo a la sepultura

  (Baltasar de Alcázar)

  

Pleonasmo

Consiste en añadir un término redundante y obvio, que sirve para aseverar la afirmación y recalcar una misma idea. La diferencia entre el pleonasmo y la redundancia involuntaria radica en la intencionalidad del autor y, por otro lado, los resultados.

  

Ya ejecuté, gran señor,

tu justicia justa y recta

(Tirso de Molina)

   

Paradoja

Es una del figuras más complejas y sutiles. Consiste en una afirmación a simple vista absurda que dice algo razonable y cierto en un grado inmediato de abstracción. Se produce un conflicto entre lo dicho y lo no dicho, pero también dicho, entre lo explícito y lo implícito.

  

El que ha ofendido a otro nunca le perdona(Quevedo)

   

Antítesis

Consiste en contraponer dos palabras, imágenes o conceptos que se contradicen. Este juego de contrastes dan mayor fuerza y relieve a las imágenes contrapuestas en un paso brusco del frío al calor.

  

Cuando quiero llorar, no lloro;

y a veces lloro sin querer (Rubén Darío)

  

Oxímoron

Esta figura es una mezcla de la paradoja y la antítesis. Consiste en una antítesis paradójica. Como dijimos, la antítesis son dos conceptos que se contradicen. En el oxímoron la contradicción toma un matiz positivo, un resultado paradójico: "clamoroso silencio", "dulce tormento".

  

Hoy es siempre todavía (Antonio Machado)

   

Prosopopeya

Consiste en una personificación, convirtiendo a seres inanimados en animados y a los animales en personas. Esta figura tan aparentemente trivial es una de las más antiguas de la literatura y es la base de las fábulas. De este modo los paisajes sienten y los animales poseen las virtudes y defectos humanos.

  

oh prados y verduras,

de flores esmaltado,

decid si por vosotros ha pasado 

(San Juan de Cruz)

   

Lítote

Se trata de una negación atenuadora. Un eufemismo que consiste en que, negando la virtud, se afirma el defecto. Es decir: "esto no está muy bien" significa que "esto está mal".

 

Perífrasis

También llamado circunloquio consiste en eludir decir directamente lo que se desea decir dando un "rodeo" evitando las palabras "clave".

  

Estando en el lugar aquel,

me encontré con quien fue tu amigo

y ajustamos cuentas 

(busqué a quien te ofendió y le maté)  

 

La metáfora y los tropos

 

El grupo de figuras retóricas por antonomasia es la de sustitución, en la que las palabras simbolizan una imagen o concepto superior a su significado sintáctico. También llamados tropos, son por tanto, los casos en los que se produce un cambio de significación en las palabras.

  

El símil o comparación

La comparación no es un tropo, pues no desaparecen ni el referente ni el referido. Es decir, se expresa que el elemento A se parece al B, sin omitir el primer elemento, A. Sin embargo, la comparación es la raíz de los tropos. Existen distintos procesos de comparación que dan lugar a distintas figuras:

 

Es manso como un corderillo

  (manso A = corderillo B)

  

Metáfora

Consiste en una comparación sin dejar constancia gramatical del símil ("es como", "se parece a", etc). La palabra "metáfora" significa en griego "trasposición" y en ella se identifica el elemento real A directamente con el elemento imaginario B. Existen distintos esquemas de metáforas:

  

A es B ella es un manojo de nervios

B de A (B=A) tocando el tambor del llano (el llano es como un tambor)

A: B/A, B El amor, herida mortal

B (en lugar de A) Su luna de pergamino (pandereta)

     

Metonimia

Es una figura también común en el habla coloquial. Se trata de una identificación por contigüidad. Así, se designa a un jugador de fútbol "numero siete" por el número de su camiseta, "España" por "selección española de fútbol", etc... Existen también muchos tipos de matonimia, algunos de ellos son:

    

Efecto y causa el disparo rebotó en la pared

Continente y contenido me tomé una copa

autor y obra en mi casa tengo un Dalí

     

Sinécdoque

Consiste en una metonimia muy característica en la que una parte sustituye a un conjunto más amplio o, al contrario, un conjunto por una parte concreta.

  

La ciudad le recibió cálidamente (personas de la ciudad)

  

Símbolo y la alegoría

Esta figura no compara por un parecido más o menos plástico, o por contigüidad y familiaridad, sino por convención social. Es decir, "todos" saben que al citar "la sagrada cruz" se refiere a la crucifixión de Cristo o que la paloma simboliza la paz.

  

Paloma blanca, ven a mí

Los recursos estilísticos

 

Recursos fónicos. Los recursos fónicos son procedimientos expresivos que juegan con el sonido de las palabras para producir determinados efectos y sensaciones. Los principales recursos fónicos son la onomatopeya y la aliteración.

Recursos gramaticales. Los recursos gramaticales son procedimientos expresivos que consisten en la adición, supresión o repetición de palabras y estructuras, o en la alteración del orden natural de las palabras en el enunciado. Los principales recursos gramaticales son el epíteto, el asíndeton, el polisíndeton, la elipsis, la anáfora, el paralelismo y el hipérbaton. Además de resaltar ciertos términos o expresiones, algunos recursos gramaticales tienen efectos sorprendentes sobre el ritmoy la musicalidad de los textos.  

Recursos semánticos. Los recursos semánticos son procedimientos que afectan directamente al sentido que las palabras adquieren en el texto. Algunos surgen de la contraposición de ideas; otros tienen su origen en asociaciones basadas en la semejanza o en la contigüidad. Son recursos semánticos la antítesis, la paradoja, la ironía, el símil, la imagen, la metáfora, la metonimia y la sinécdoque.